Ahorrar combustible. Recopilación y Ahorro/Consejo

Entrando en época de vacaciones y días libres, uno de los gastos extraordinarios más importantes corresponderá al tanque de combustible para quienes utilizan el coche. Hemos hablado dos veces del tema, y vamos a refrescar lo dicho. Hay dinero en juego, el tuyo. Y añado un ahorro/consejo extra.

Este fue nuestro primer artículo dedicado al consumo de combustible. En dicho artículo, un técnico, ex empleado de una compañía petrolífera aconseja cómo ahorrar considerando la gestión del tanque de nuestro coche; tal y como la empresa del técnico gestionaba los grandes tanques de almacenamiento de gasolina

En un segundo ahorro – consejo, os invité a releer el capítulo de ahorro/consumo de combustible del manual del coche.

La verdad es que a mi se me olvidan las cosas del coche: nombres de piezas, para qué sirven todos los botones en sus distintas posiciones en el cuadro de mando… etc., a mi me da resultado releer el manual de consumos.

Tambiém en este segundo post os daba un enlace para averiguar, por internet, el precio del combustible en las estaciones de nuestro barrio. Es rápido, y práctico, y está aquí el enlace al post Y sigue ahora el enlace al comparador de precios en España

Leyendo el manual de mantenimiento del vehículo nos indicarán la importancia de echar a andar el vehículo tan pronto como hayamos arrancado; el momento óptimo para escalar las marchas: 1ª, 2ª, 3ª, etc., así como la idoneidad de conseguir la temperatura de servicio adecuada para empezar a exigir velocidad de crucero al coche: el consumo se dispara si pasasmos de 0 a 100 en muy poco tiempo.

 

Espera hasta que el motor gana su temperatura de servicio
Un vehículo revolucionado en exceso despilfarra combustible, y es el manual de cada vehículo el mejor consejero. A no ser que seamos especialistas o tengamos un mecánico a mano que sustituya al manual.

Se malgasta combustible con las ventanillas abiertas; con la baca instalada sin portar equipaje; con las ruedas en mal estado; y con acelerones o frenazos inoportunos.

Mantén una distancia de seguridad amplia con el vehículo de delante: es más segura; y más ahorrativa, pues en caso de frenada forzada, esa distancia te permite moderar y regular la frenada, y reducir la velocidad por trechos menos bruscos. Ahorras pastillas del freno, y ahorras para recuperar velocidad.

Piensa que el vehículo delantero que frena con brusquedad, nos obligará a bajar de 100km a 70km o 50km por hora. Si mantenemos una buena distancia de seguridad, podemos bajar de 100km a 80km en lugar de 70km/h con lo que recuperar los 100km/h resulta más económico.

En viajes largos y en vías de mucho tránsito nos vemos obligados a frenar porque lo hace el vehículo de delante. Y a veces, casi nos vemos obligados a detener el vehículo. Esta frenada se puede gestionar desde el punto de vista del ahorro.

Anticiparse a la maniobra además de seguridad, garantiza ahorro. Anticipación en las entradas y salidas a vías importantes, en los cambios de carril, adelantamientos, etc., además de seguridad, como decíamos, nos ahorra consumo, y evitamos despilfarrar nuestro dinero.

El ahorro productivo y eficaz debemos hacerlo en todo momento. Es bonito ahorrar de 100 en 100 euros pero solo sucede en compras muy importantes. Se ahorra euro a euro, céntimo a céntimo. Entre especialistas, te indicarán que céntimo a céntimo, en agua, luz, gasolina, etc… es el método más eficaz para ahorrar. Y garantizado, además.

Un último consejo de la tanda de hoy para el ahorro: si debemos detener el vehículo, mejor hacerlo sin reducir la marcha: dejar de acelerar, y comenzar a frenar. Si reducimos de 5ª a 4ª el motor chupará combustible… para frenar. Cierto, son sólo unos céntimos… pero un repaso rápido de los consejos del manual, nos va a regalar tres ventajas:

1.- Mantener activo el sentido del ahorro.

2.- Aplicar nuevas instrucciones de ahorro en toda su eficacia.

3.- Aumentar nuestro repertorio de herramientas de ahorro.

Consejo para terminar (muy oportuno para las mañanas frías.)
Al arrancar el coche, el motor está frío y necesita unos minutos rodando a velocidad moderada hasta alcanzar la temperatura correcta de servicio (óptima tanto para el motor como para el consumo).

Si aparcamos junto a nuestra vía rápida (a un minuto de la M-30 por ejemplo) es aconsejable no forzar la velocidad para llegar cuanto antes a la vía rápida.

Forzar al coche en frío para alcanzar los 80 o 90 kilómetros por hora es un esfuerzo excesivo: lo pagan el motor y el consumo. Sobreesfuerzo que paga nuestro bolsillo.

Hagamos despacio ese trecho para permitir que el motor se caliente; y luego, sí, tomemos velocidad de crucero en la M-30 o en nuestra vía rápida, con el motor funcionando a temperatura ideal. La temperatura del motor, me la da el termómetro del motor. En los consejos me ayuda el manual de usuario.

y también estos dos sitios web.

http://www.wunderweib.de/

http://www.moneysavingexpert.com/

01/01/2018
31/12/2018
Ahorro. Consejos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *